El proyecto un profesional de Ciencias de la Tierra en las regiones, propuesto inicialmente para Colombia, tiene como objeto garantizar la presencia de al menos un profesional en el territorio. Esta iniciativa, conocida también como “Un geólogo por municipio”, busca generar las condiciones para un mejor desempeño de los municipios en temas relacionados con geoamenazas, prospección de agua subterránea, identificación y prospección de recursos minero-energéticos presentes en el territorio, planes de ordenamiento territorial y apropiación social del conocimiento en ciencias de la tierra generando más y mejor conocimiento de los temas relacionados con la geología y su importancia para la sociedad ya que la falta de cultura geológica impide una correcta y óptima gestión del territorio.

Los insumos fundamentales para el desarrollo de la propuesta proceden de la Ley 9 de 1974 “Por la cual se reglamenta el ejercicio de la profesión de Geólogo y se dictan otras disposiciones” y con ello se pretende armonizar la legislación existente con este nuevo proyecto.

Florián (2017) ha identificado que las problemáticas asociadas al sector minero tienen origen en la desarticulación de las autoridades ambientales, el sector minero-energético y las entidades territoriales y la deficiente delimitación de zonas de reserva, páramos y áreas de uso minero, agudiza este aspecto. Además del creciente rechazo a las actividades extractivas debido a la mala imagen del sector a nivel nacional, sin que exista un acompañamiento técnico para los procesos dentro del marco legal utilizados para solucionar los conflictos, como lo es la consulta previa, de la que no se tiene claridad de sus alcances, lineamientos y tiempos del proceso, siendo un problema para las comunidades y las empresas.

Florián (2017) concluyó que en Colombia el 86% de la población está expuesta a una amenaza sísmica alta y media, el 28% a un alto potencial de inundación y el 31% a una amenaza alta y media por movimientos en masa. Además, el País tiene 14 volcanes activos que requieren vigilancia permanente.

Según el Plan Estratégico del Conocimiento Geológico del Territorio Colombiano 2014-2023, realizado por el Servicio Geológico Colombiano, “se tiene la idea en el país que la exploración, gestión, manejo y uso del recurso hídrico subterráneo, integrados en un plan de desarrollo de agua potable para el país que sirva de guía para gestionar las necesidades sociales, es una tarea sin concluir.” (Servicio Geológico Colombiano, 2014).

Esta claro que las inadecuadas prácticas en los procesos de urbanización y desarrollo, sumadas a deficiencias en técnicas de construcción, aumentan la vulnerabilidad de las comunidades,  lo cual hace referencia directamente a la ausencia de un ordenamiento territorial que respondiera a las necesidades de la comunidad y al contexto geológico y geográfico de la zona.  En ese sentido los Planes de Ordenamiento Territorial (POT) de primera generación, no incluyeron criterios para gestionar el riesgo de desastres. El 97% de los POT no tiene estudios de amenaza y riesgo urbano en Colombia.

Por estos motivos desde la Sociedad Colombiana de Geología, la Asociación Colombiana de Geólogos y Geofísicos del Petróleo y Asociación Nacional de Ingenieros Geólogos, entidades sin ánimo de lucro que agrupan los profesionales de nuestro País, se viene impulsando la vinculación de un profesional de Ciencias de la Tierra en cada municipio de Colombia. Consideramos que el geocientífico debe hacer parte del tejido social de las comunidades, no un visitante esporádico que da unos talleres o conferencias. Además, creemos que la estrategia de defensa de la minería, uno de los motores económicos del país, debe partir de la educación y del conocimiento; nadie administra lo que no conoce y la campaña de desinformación y miedo alrededor de las actividades mineras han derivado en la situación actual de la industria.

Dentro de las funciones que deberían asumir los profesionales se proponen:

  1. Asesorar y apoyar a la administración municipal en la formulación de proyectos, planes y programas para la exploración de agua subterránea en el territorio; así como, en la toma de decisiones de las autoridades que participan en el proceso de ordenamiento territorial, gestión del riesgo, de planeación del desarrollo; y además en asuntos minero-energéticos, en el desarrollo de las actividades y en situaciones y problemas que puedan presentarse en los procesos locales y regionales de ordenamiento, aprovechamiento y desarrollo territorial.
  2. Realizar veeduría y asesoría técnica a los proyectos propuestos para evaluar la presencia de agua en el territorio, así como a los insumos de los planes de ordenamiento territorial y actividades relacionadas con los proyectos minero-energéticos.
  3. Apoyar y ofrecer orientaciones conceptuales para incorporar adecuadamente los componentes de gestión del riesgo y actividades minero-energéticas en los procesos locales y regionales de ordenamiento, aprovechamiento y desarrollo territorial
  4. Contribuir a la articulación institucional entre autoridades y entidades municipales y nacionales, para cumplir los principios de coordinación y concurrencia en el desarrollo de proyectos minero-energéticos en el municipio.
  5. Apoyar en definir, evaluar y delimitar las rondas de agua en zonas identificadas de alta amenaza por fenómenos de erosión, remoción en masa, inundación, avalanchas y avenidas torrenciales y haciendo uso de la información técnica a escala apropiada para tal fin.
  6. Adelantar actividades de apropiación social del conocimiento en geociencias, articulando el conocimiento y los saberes locales, ancestrales y tradicionales de los pobladores, a las administraciones municipales, en las Instituciones de Educación Superior, a las Juntas de Acción Comunal, a las ONG y a todos los actores sociales del municipio.
  7. Presentar proyectos relacionados con las Ciencias de la Tierra a la administración municipal o a entidades nacionales o extranjeras que permitan el incremento del conocimiento geológico del territorio y su desarrollo.
  8. Velar y brindar asesoría técnica para la identificación y conservación de la Geodiversidad y del patrimonio geológico y paleontológico.

Para  alcanzar dicho propósito se han adelantado diversas acciones, como el desarrollo de una tesis de pregrado en la Universidad Nacional de Colombia en el Departamento de Geociencias; la socialización del proyecto con autoridades nacionales y regionales en reuniones y comunicaciones escritas; la realización de un video en el marco de una convocatoria de la Universidad Nacional de Colombia, sede Bogotá, entre las Facultades de Ciencias y Artes (https://www.youtube.com/watch?v=PRp72WAFG6Y), cartillas, un borrador de proyecto de ley, conferencias, etc.

  • CLEMENCIA GOMEZ GONZALEZ
  • clgomezgo@unal.edu.co
  • Charla