Desde 2017 se han incrementado los procesos de remoción de masa con gran volumen en la región que corresponde al tramo entre los municipios de Guayabetal en el departamento de Cundinamarca, y Villavicencio, de la carretera Bogotá – Villavicencio. Con estos, se cree de primera entrada, que existen muchas variables que son detonantes para que ocurran los deslizamientos, los cuales en su mayoría son de acuerdo con la clasificación clásica de Varnes del tipo complejo. Como posibles detonantes están: La pendiente topográfica de los taludes, la cual generalmente supera el 50 %. Los altos grados de meteorización de los macizos rocosos de acuerdo con BS5930 1999, que se constituyen de dos tipos de rocas con un origen común de sedimentos clásticos y eventualmente presencia de capas de calizas, con edades que van desde el Neoproterozoico (Grupo Quetame) con metamorfismo que varía entre muy bajo a bajo grado, al Carbonífero (Grupo Farallones) con rocas sedimentarias. La fracturación intensa de estos macizos rocosos, que en campo se ha encontrado para esta unidad estratigráfica que presenta además de su foliación, varias familias de fracturas, con separación inferior a 0,1 m. La alta meteorización y fracturamiento se constatan en núcleos con un índice de calidad de roca (RQD) de Don U. Deere, como roca muy mala. Este dato fue conseguido por empresas consultoras de ingeniería en la Formación Cuarcitas y Filitas de Guayabetal. La sismicidad de esta región la cual es alta de acuerdo con el registro de la Red Sismológica Nacional de Colombia, que, para un caso particular, su relación con el desarrollo del deslizamiento no fue clara. Finalmente, el clima de esta región, el cual presenta una alta tasa de precipitación anual, que lo clasifica como de selva húmeda tropical con tasas de pluviosidad que varían entre 5 a 7 m al año.  En tres deslizamientos analizados, coincide un episodio de incremento de la pluviosidad cuando se presenta la ocurrencia y el desarrollo de estos procesos, los cuales duran lapsos de tiempo de hasta más de seis meses en actividad. Aquí se concluye de manera preliminar que el detonante de estos deslizamientos es la pluviosidad y las condiciones de alta permeabilidad de estos macizos rocosos por alta meteorización y el intenso fracturamiento de estos. La fuerza hidráulica expande desde la parte interna el macizo y precipita su remoción en los taludes, los cuales tienen en común los flujos de escombros. 0

  • German Chicangana, Ivan Acosta Sabogal, Oscar Forero Ospino, Karina Ruiz Rey, Lina Fernanda Sabogal Rios, Carolina Pineda Herrera
  • germanchicangana@usantotomas.edu.co