Las soluciones no estructurales, basadas en la naturaleza, ofrecen posibilidades eficientes y de bajo costo para enfrentar el retroceso de playas y acantilados. Entre los sectores más afectados por la erosión litoral en Antioquia se incluyen sus acantilados activos con un 30% de línea de costa (512km). Estos acantilados se presentan taludes verticales/subverticales, con alturas entre 1.5m y 10m, conformados (de la base al techo) por arcillolitas y lodolitas meteorizadas y fracturadas, suprayacidas por arenas poco consolidadas. Esta litología facilita la erosión de su base por los oleajes y los movimientos de masa y en sus zonas media y alta por agrietamientos e infiltraciones de aguas lluvia y residuales. Para estas condiciones se han propuesto soluciones no estructurales perfilando el talud e igualando la pendiente de su base con la de la zona intermareal. Soluciones empíricas de este tipo se han ensayado en el sur del departamento de Córdoba y norte de Antioquia, con perfilamientos con ángulos ~45° respecto a la horizontal. Un experimento en realización por parte del Laboratorio Costero de la UdeA, en colaboración del DAGRAN, retoma estos trabajos empíricos. A lo largo de una distancia de 100 m de línea de costa, se perfiló un acantilado de ~10m de altura. El procedimiento tuvo los siguientes parámetros, en la zona intermareal, se perfiló a 15° en una distancia horizontal de 3m y en las parte media y superiores a 35° hasta la superficie de la terraza. Para aumentar la rugosidad para el oleaje, en la base del talud se ubicaron rocas de ~40cm, y sobre el perfil de 15° costales de suelo-cemento rellenos con el material extraído del talud y sujeto a tratamientos. El resto del perfil se revegetó con gramas de especies nativas. Finalmente, en la parte superior de la terraza a 3 metros del quiebre, se construyó un filtro para evitar que las aguas sub-superficiales no ingresen al talud. Como observaciones a la fecha, en un sector no perfilado se han medido tasa promedio de erosión de 0,5m/mes, siendo los valores mayores de ~1m/mes alcanzados en la época de transición entre verano e invierno. El costo de esta solución no es mayor a 2 millones de pesos/ml, teniendo en cuenta que las tradicionales puede llegar a costar ~50 millones de pesos/ml. Los resultados obtenidos a la fecha sugieren que este tipo de solución podría ser implementada con éxito y a costos relativamente bajos.

  • 1Vladimir G. Toro; 1Carlos A. Palacio; 1Iván D. Correa; 1Alba C. Bustamante; 1Alfredo Jaramillo; 1Carlos E. Gutiérrez; 2Jaime E. Gómez; 2Juana M. Ossa; 2Angela Duque; 1Juan G. Torres; 1Ferney Orejuela; 1Isabel C. López; 1Kisay Vargas; 1Marcial Moya; 1Luis A. Oquendo; 1Jose M. Zapata; 1Esneider Julio Bravo; 1Mauricio Correa
  • vladimir.toro@udea.edu.co, alberto.palacio@udea.edu.co, ivand.correa@gmail.com, alba.bustamante@udea.edu.co, alfredo.jaramillov@udea.edu.co, carlose.gutierrez@udea.edu.co, Juana.Ossa@antioquia.gov.co, angela.duque@antioquia.gov.co, juan.torres12@udea.edu.co, ferney.orejuela@udea.edu.co, isabel.lopez6@udea.edu.co, kisay.vargas@udea.edu.co, marcial.moya@udea.edu.co, luis.garcia2@udea.edu.co, jose.zapata4@udea.edu.co, esneider.julio@udea.edu.co, mandres.correa@udea.edu.co