Durante el Neógeno, la dinámica del casquete glaciar Antártico hizo que se intensificaran las corrientes oceánicas, generando aguas de fondo corrosivas, disolución del carbonato y la sílice, y en algunos casos baja productividad oceánica. Estos episodios son correlacionables con faltantes en el registro sedimentario marino, o hiatos, que se han reconocido de manera sincrónica en las aguas profundas de los océanos Índico, Pacífico y Atlántico. A través de la ausencia de biozonas de microfósiles planctónicos calcáreos y silíceos (foraminíferos planctónicos, nanoplancton calcáreo, diatomeas y radiolarios), según esquemas biozonales de los años 70’s y 80’s, se han reconocido al menos ocho hiatos, denominados PH, NH1, NH2, NH3, NH4, NH5, NH6 y NH7, que se extienden desde el límite Oligoceno/Mioceno hasta el Plioceno temprano, con una duración que varía entre 2 a 0.5 millones de años.

No obstante, los cálculos bioestratigráficos de la época, basados en estratigrafía paleomagnética, escalas radiométricas y correlaciones gráficas, eran menos potentes que las calibraciones temporales actuales, las cuales involucran cálculos astrobiocronológicos mucho más precisos, haciendo que los datum de algunos bioeventos (valores numéricos calibrados de las primeras y últimas apariciones de algunos microfósiles) sean mucho más resolutivos que entonces. En ese sentido, este estudio propone una actualización de la extensión temporal de los hiatos del Neógeno, basado en las edades calibradas en los últimos años, de los mismos bioeventos utilizados en la década de los 80’s para definir estos hiatos.

Se revisaron 62 bioeventos, de los cuales 55 han sido calibrados recientemente. La nueva calibración sugiere cambios en la temporalidad de la extensión de los hiatos, por ejemplo, el hiato NH6 del Mioceno tardío, originalmente abarcaba un rango temporal entre 7.5 Ma hasta 6.2 Ma, basado en la primera aparición del cocolito Discoaster quinqueramus y la primera aparición del foraminífero planctónico Pulleniatina primalis respectivamente. Con las calibraciones modernas de las primeras apariciones de estos dos microfósiles, el hiato debería considerarse con una extensión entre 8.3 Ma hasta 6.8 Ma. Este procedimiento se realizó con cada hiato propuesto en los años 80’s, comparando la calibración antigua con la moderna, obteniendo como resultado una nueva propuesta temporal de la duración de estos hiatos.

Con este trabajo se pretende mejorar la comprensión de la duración de los hiatos neógenos, con el fin de que puedan ser comparados con la temporalidad y extensión de los eventos paleoceanográficos y paleoclimáticos, así como de episodios tectónicos que sucedieron durante el Mioceno y Plioceno.

  • Valentina Muñoz Morales, Raúl Trejos-Tamayo
  • valentina.601811053@ucaldas.edu.co, raul.trejos@ucaldas.edu.co