La formación de los Andes Colombianos empezó en el Cretácico Superior con los primeros pulsos de levantamiento de la Cordillera Central, seguido por pulsos de levantamiento en el Cenozoico en las tres Cordilleras. Sin embargo, no ha sido una historia de constante y rápido levantamiento, también se han reflejado periodos de mayor tranquilidad tectónica. Además, el levantamiento de estas Cordilleras ocurrió por bloques y de manera segmentada.

Entre el Oligoceno y el Mioceno Temprano, la margen noroccidental de Suramérica se caracterizó por el establecimiento de grandes sistemas lacustres, los cuales están registrados en unidades sedimentarias del Valle Superior (VSM) y Valle Medio del Magdalena (VMM) coetáneos con un sistema marino – somero causado por incursiones marinas del llamado Sistema Pebas registrado en la cuenca del Llanos y Amazonas (Ll-A).

Estos ambientes sedimentarios de baja energía de las cuencas VSM, VMM y Ll-A son similares. Sin embargo, el grado de conectividad entre las cuencas en el Oligo – Mioceno Temprano aún no ha sido claramente establecida. El desarrollo y la conectividad de las cuencas estuvieron fuertemente controlados por la historia de levantamiento de las Cordilleras Central y Oriental, las cuales separan los drenajes modernos de los ríos Orinoco, Amazonas y Magdalena.

En este trabajo se determina el ambiente depositacional de la Formación Barzalosa en el segmento norte del VSM, así como su área fuente a partir de conteo de conglomerados, petrografía de areniscas y poblaciones de circones detríticos. Estos datos de la Formación Barzalosa también fueron comparados con datos disponibles de las unidades del Mioceno Temprano de las cuencas UMM y Ll-A. Las comparaciones petrográficas y de las poblaciones de circones detríticos muestran diferencias, las cuales pueden explicarse por los altos intracuenca que no desconectaron el sistema de lagos y pantanos por completo, pero sí fueron áreas de procedencia local para cada una.

La comparación regional sugiere que la cuenca del Magdalena no estaba integrada por un gran sistema de drenaje (Proto-Magdalena) para el Oligo – Mioceno inferior, al contrario, los drenajes eran de carácter más local y la Formación Barzalosa representaría una facies distal de los eventos de incursiones marinas en la Cuenca Llanos – Amazonas. El desarrollo de este sistema lacustre fue coetáneo con un periodo de tranquilidad tectónica que seguramente facilitó su desarrollo.

  • Rodríguez Maryi, Calderón Laura, Zapata Sebastián, Cardona Agustín
  • marcrodriguezcue@unal.edu.co, laccalderondi@unal.edu.co, szapatah@gmail.com, agcardonamo@unal.edu.co
  • Charla