El libro “Palinología colombiana: métodos, aplicaciones y estado del conocimiento” tiene como objeto divulgar información acerca de los principios básicos, y el estado actual de las investigaciones palinológicas que se han publicado hasta el año 2020 en Colombia. Esta información se presenta en orden cronológico y asociada a las cuencas sedimentarias del país donde se desarrollaron las investigaciones.

Los fósiles de materia orgánica más antiguos reportados en Colombia datan del Precámbrico, y corresponden a una asociación de acritarcos del Ediacariense, hallados en el sector norte de los Llanos Orientales. Las investigaciones del Paleozoico se encuentran principalmente en los Llanos Orientales y abarcan desde el Cámbrico hasta el Carbonífero. Sin embargo, existen estudios de los depósitos del Ordovícico inferior en la Amazonia, el Silúrico de la Cordillera Oriental y el Devónico del Valle del Magdalena.

La palinología del Mesozoico, cuenta con estudios en depósitos continentales del Jurásico. En contraste, se ha desarrollado numerosos estudios en las rocas marinas-deltaicas del cretáceo de los Llanos Orientales, la Cordillera Oriental y el Valle del Magdalena describiendo asociaciones de polen, esporas y dinoflagelados desde el Barremiano al Mastrichtiano. Hacia el Occidente en el borde occidental de la Cordillera Central y la Cordillera Occidental se han identificado niveles ricos en materia orgánica, pero con alto grado de madurez térmica y mala preservación de los microfósiles. Hacia el Caribe se han descrito asociaciones bien preservadas de palinomorfos del Cretácico Superior.

En los depósitos del Cenozoico, las regiones más estudiadas corresponden a los Llanos Orientales, la cordillera Oriental y el Valle del Magdalena, lo cual es atribuible al interés económico por la exploración de recursos energéticos. A partir de estos estudios, se construyó una zonación palinológica para Colombia y el norte de sur América. En la Amazonía y los Llanos las investigaciones han permitido documentar la diversidad florística y al menos dos incursiones marinas durante el Mioceno. En contraste, el conocimiento palinológico es muy limitado en la cordillera Central, el Valle del Cauca, la cordillera Occidental y las cuencas del Pacífico. Los depósitos Cuaternarios, han sido ampliamente estudiados en la región andina y en las zonas bajas tropicales. En la Sabana de Bogotá se destacan los estudios del Plioceno-Cuaternario debido al excepcional registro sedimentario de los últimos ~2,6 Ma.

En la Actualidad, El instituto IIES-Universidad de Caldas en colaboración con la ANH viene desarrollando trabajos palinológicos en el Pacifico y el Caribe, contribuyendo al desarrollo de esta disciplina en el país.

  • Ángelo Plata-Torres, Andrés Pardo-Trujillo, y Clemencia Gómez-González
  • angelo.plata@ucaldas.edu.co, andres.pardo@ucaldas.edu.co, clgomezgo@unal.edu.co
  • Charla