Los ostrácodos son crustáceos microscópicos con caparazón bivalvo calcítico que fosiliza con facilidad, lo que los convierte en uno de los microfósiles calcáreos más comunes. A pesar de que son ampliamente usados como indicadores (paleo)ambientales y (paleo)climáticos, los estudios en Colombia son muy limitados con respecto a otros grupos de microfauna calcárea y orgánica. Siendo los ostrácodos un componente común de la microfauna arrecifal, su conocimiento en estos ecosistemas en el Caribe colombiano es prácticamente nulo, limitado a algunos reportes aislados, y donde la taxonomía rara vez llega a nivel de especie, a pesar de que el país tiene una reserva de biósfera arrecifal declarada por la UNESCO (en el Archipiélago de San Andrés y Providencia).

En esta investigación se realiza por primera vez un trabajo sistemático de los ostrácodos en 21 muestras distribuidas a lo largo de un núcleo de sedimento de 80 cm en la laguna del Atolón de Serrana, al noreste del Archipiélago de San Andrés. La preservación del material es excelente, y las características tafonómicas del registro sugieren que el depósito no sufrió redepositación o erosión. El análisis sistemático permitió identificar 60 especies, desconocidas hasta ahora en el archipiélago, la mayoría de ellas ampliamente registradas en el Caribe; En contraste, algunas especies tienen afinidad del Indo-Pacífico (interpretadas aquí como colonizadores del corredor marino de América Central, establecidas en Serrana antes del Cierre del Istmo de Panamá), mientras que otras son nativas de la plataforma oriental de Suramérica (posiblemente transportadas por corrientes marinas superficiales hacia el Caribe), y en algunos casos hay especies pandémicas, distribuidas globalmente en los trópicos (inferidas en la literatura como transportadas antrópicamente).

La presencia de Kotoracythere inconspicua en el Caribe ha sido interpretada como introducida por las embarcaciones europeas desde África a partir del siglo XVI. Su presencia cerca de la base del núcleo sugiere una edad máxima de depositación del ~1600 AD. Asumiendo esta edad y una tasa de sedimentación constante, y a la espera de datos cronológicos ulteriores ( 14C) que lo confirmen, las abundancias de ostrácodos en el núcleo parecen tener una correlación con el clima (temperatura superficial), siendo menores en la fase tardía de la Pequeña Edad de Hielo (~1600-1850 AD) y mayores en el Periodo Industrial (~1850 AD – Reciente). Nuestros resultados están en consonancia con estudios recientes en el Caribe que sugieren cambios en las asociaciones de la microfauna como respuesta a cambios climáticos a escala centenal.

  • Laura Bernal Garzón, Andrés Salazar Ríos, Maria Inês F. Ramos, Andrés Pardo Trujillo
  • laura.601514047@ucaldas.edu.co, andresfelipe.salazar@ucaldas.edu.co, mramos@museu-goeldi.br, andres.pardo@ucaldas.edu.co
  • Poster