La implementación de las energías renovables es fundamental para alcanzar un futuro bajo en carbono. A nivel mundial, el despliegue de estas energías se ha visto acelerado por políticas climáticas generadas en acuerdos internacionales. El sector energético, actualmente emite el 41% de las emisiones de carbono a nivel mundial (IEA, 2019) y se proyecta que este porcentaje se incremente debido al aumento de la población. Para mitigar esta problemática, se espera que las energías renovables, en específico, la fotovoltaica y eólica, contribuyan con más del 75% de la generación mundial de energía en el 2050 en los escenarios climáticos más ambiciosos (Hund et al., 2020). Para alcanzar este objetivo de manera sostenible es importante asegurar la cadena de suministro de las materias primas, que incluyen diversos minerales metálicos y no metálicos, para satisfacer su demanda futura, ya que los niveles actuales de producción no serían suficientes. Entre los minerales metálicos utilizados en la producción de energía eólica y fotovoltaica se destacan el indio, teluro, aluminio, níquel (Hund et al., 2020), los cuales se consideran críticos debido a su importancia en el desarrollo de estas tecnologías, y al riesgo de no alcanzar su suministro esperado para satisfacer la demanda en el futuro.

Por su configuración geológica, Colombia presenta potencial para la ocurrencia de estos minerales. En el caso del níquel, existen explotaciones en el departamento de Córdoba en depósitos lateríticos, así mismo se evidencian mineralizaciones en los departamentos del Chocó, Antioquia, Cauca y Nariño, que pueden ser indicio de presencia de depósitos magmáticos de sulfuros o de lateritas niquelíferas (UPME, 2009; SGC, 2019; ANM, 2021). Por su parte, el aluminio registra explotaciones históricas en los departamentos de Cauca y Valle del Cauca, y presencia en otros departamentos como Antioquia, Norte de Santander y Vichada (Rosas, H., 1976; Cardozo et al, 2009; UPME, 2018).

Respecto al indio y al teluro, se destaca su ocurrencia a nivel mundial en algunos depósitos tipo VMS, Sedex, Pórfidos de Cu-Mo-Au, Skarn, Epitermales y Orogénicos como by-products (Cook et al., 2009; Goldfarb et al, 2017, entre otros). En Colombia, Mutis, V., (1993), Leal-Mejía, H., (2011), López-Isaza et al., (2018), entre otros autores, reportan mineralizaciones relacionadas con los tipos de depósitos mencionados anteriormente, en los que habría potencial de encontrar estos elementos. Por esto, es necesario incrementar los proyectos de exploración e investigación en las regiones de interés para determinar el verdadero potencial de Colombia en estos elementos.

0

  • Bello, J., Gallego, C., Zarate, A.; Velásquez, L.
  • jdbello@sgc.gov.co, cgallego@sgc.gov.co, ahzarate@sgc.gov.co, levelasquez@sgc.gov.co
  • Charla