El presente estudio muestra como las reacciones de óxido-reducción derivadas de la interacción entre la diagénesis orgánica e inorgánica, funcionan como mecanismos efectivos de generación de porosidad secundaria; mejorando progresivamente las características petrofísicas (porosidad y permeabilidad) de las arenas siliciclásticas (caso de estudio la Formación Mugrosa, localizada en el VMM). De esta forma, los fluidos continúan con su proceso de migración (hidrocarburos) y circulación (mezcla de aguas meteórica, subsaturadas y/o connatas) en el medio poroso.

A nivel macro y microscópico (afloramiento y sección delgada), la Formación Mugrosa presenta secuencias con bandeamiento preferencial (intercalación de zonas con alta impregnación de hidrocarburos y zonas con un blanqueamiento característico). Esta investigación logró identificar que los bandeamientos de color blancuzco, no se encuentran asociado a procesos de depositaciónm y por el contrario, son el resultado de la interacción entre diferentes agentes que tienen lugar durante la diagénesis orgánica e inorgánica, tales como: i) minerales constituyentes de la roca (principalmente los minerales ricos en hierro), ii) mezcla de aguas meteóricas (ácidas) y subsaturadas en iones potasio (k+), sodio (Na+) y calcio (Ca+), y finalmente iii) la invasión de hidrocarburos. La interacción entre estos agentes produce reacciones de óxido-reducción (redox) de las que derivan ácidos orgánicos e inorgánicos, capaces de disolver los cementos en la roca (desde el más inestable de tipo caolinita hasta los cementos calcáreos y arcillosos) y generando el aumento de porosidad secundaria junto con el blanqueamiento observado. Adicionalmente, las zonas sin blanqueamiento se caracterizan por intensos procesos de cementación de carbonatos ricos en hierro (siderita) y carbonatos de tipo calcita, asociados principalmente a la presencia de hidrocarburos.

El aumento progresivo de la porosidad secundaria en las arenas de la Formación Mugrosa (de acuerdo con la secuencia paragenética planteada), preparan al reservorio para eventuales procesos de carga e invasión de hidrocarburos, mediante procesos de migración desde las facies generadoras identificadas en el sistema. Este concepto, rompe el paradigma de que los mejores reservorios son aquellas arenas blancas con porosidades mayores al 10% (también llamadas arenas limpias) y muestra a la industria, que debe concentrarse en la búsqueda de secuencias de arenas siliciclásticas con alta presencia de minerales ricos en hierro e inmaduras composicionalmente (también llamadas arenas sucias), pues son potenciales reservorios inexplorados en la actualidad. Las observaciones petrográficas indican que los procesos de disolución por ácidos orgánicos, son el principal mecanismo de creación de porosidad en arenas siliciclásticas con presencia de óxidos de hierro.

  • Tania S. Palmera Henao1; Mario García González2; María I. Marín Cerón1
  • tspalmerah@eafit.edu.co; mgarciag@uis.edu.co; mmarince@eafit.edu.co.
  • Charla