El prestigioso pedólogo Hans Jenny visitó Colombia durante seis meses en 1946–1947. En nuestra opinión, las circunstancias de esta visita y sus efectos en la ciencia a nivel global, y en el desarrollo de la tecnología y la educación en Colombia, no han sido suficientemente documentados y valorados. Para la fecha de su estadía en Colombia, el conocimiento de los suelos tropicales constituía un hiato en el marco de su tratado Factors of Soil Formation. Hasta entonces, Jenny contaba con datos casi exclusivamente de latitudes altas. Los estudios en el trópico tenían para él una fuerte motivación, contrastar experimentalmente la premisa de que el contenido de nitrógeno y carbono en los suelos tiene una relación inversa con la precipitación media anual. Colombia representaba una oportunidad única para la exploración de la relación entre el contenido de nitrógeno, carbono y la humedad en climas cálidos, ya que en sus tierras bajas ocurre una gran diversidad pluviométrica. La experimentación en Colombia le trajo sorpresas a Jenny al contradecir algunas de sus ideas preconcebidas y lo impulsó a depurar el hasta entonces paradigma de los factores de formación. Los puntos importantes de la investigación de Jenny en suelos tropicales se resumen en: 1) el contenido de nitrógeno y materia orgánica en los suelos se relaciona matemáticamente con los pisos altitudinales, el clima y la vegetación; 2) los Grandes Grupos de suelos zonales de Colombia no coinciden necesariamente con los Grandes Grupos de regiones templadas; 3) diferentes suelos zonales pueden coexistir en una misma zona bioclimática; 4) a diferencia de las latitudes altas, el color del suelo puede estar asociado a varios procesos pedogenéticos en el trópico; 5) la influencia del clima en el contenido de nitrógeno, materia orgánica y el tipo de vegetación en el suelo va más allá de los valores medios de precipitación y temperatura la influencia de la precipitación y la temperatura media anual, sugiriendo la importancia de la estacionalidad; y 6) hay un factor “retardante” en la descomposición de la materia orgánica de algunos suelos (lo que se conoce actualmente como propiedades ándicas). La visita de Jenny fue además enriquecedora para Colombia en varios aspectos, ya que fortaleció la investigación en instituciones como la Federación Nacional de Cafeteros y el Ministerio de Minas y Petróleo, particularmente en la sistematización de los ensayos de laboratorio.

  • Andrés Ochoa, Susana Salazar
  • aochoaj@unal.edu.co,ssalazarj@unal.edu.co