Los eventos de ocurrencia de deslizamientos tipo cluster, también llamados enjambres, han sido comunes en los Andes colombianos. Este tipo de eventos se caracterizan por desencadenar flujos torrenciales a lo largo de cauces de orden 1, 2 y 3, con un gran poder destructivo que han dejado como saldo un importante número de pérdidas humanas y económicas, tales como Mocoa (2015) y Salgar (2017). El término cluster hace referencia a eventos en los cuales numerosos deslizamientos individuales ocurren en un área reducida ocasionados por un evento detonante en común, en este caso la lluvia. El presente estudio presenta un inventario de eventos tipo cluster en los Andes colombianos. Se compilaron 7 eventos. Tres eventos recientes del año 2020, Anorí, Dabeiba, y Yalí, y 4 eventos históricos Mocoa (2017), Salgar (2015), Tarazá (2008), San Carlos (1990). Todos los eventos se ubican en el departamento de Antioquia, al norte de los Andes, a excepción de Mocoa en el departamento del Putumayo, al sur de los Andes colombianos.  Para llevar a cabo el inventario de deslizamientos se utilizó el NDVI (Índice de Vegetación de Diferencia Normalizada), ampliamente utilizado para este fin con imágenes satelitales multitemporales. A partir de modelos digitales del terreno se realizó una caracterización morfométrica de cada evento tipo cluster inventariado para establecer los elementos comunes que caracterizan este tipo de fenómenos.  Para los datos de lluvia se utilizaron datos satelitales del programa CHIRPS (Climate Hazards Group InfraRed Precipitation with Station data).  En total se identificaron 2172 deslizamientos. El evento de San Carlos (1990) presentó el mayor número (698) con una densidad de 107 deslizamientos por km2 y el evento con el menor número de deslizamientos (105) fue Yalí (2020) con una densidad de 31 deslizamientos por km2. Los resultados señalan que los eventos con el mayor número de deslizamientos son los que han ocasionado más pérdidas y presentan morfologías más alargadas según el coeficiente de circularidad de Miller. De igual manera, estos eventos presentan una mayor relación entre las coronas y la propagación, lo que indica que dichos eventos se caracterizan por deslizamientos que se agrupan en una sola propagación.  Por otro lado, existe una relación inversa entre el poder destructivo del evento y la densidad de deslizamientos, es decir, en los eventos más destructivos se generaron menos deslizamientos por unidad de área.

  • Manuela Álvarez Ruiz, Edier Vicente Aristizábal
  • maalvarezru@unal.edu.co, evaristizabalg@unal.edu.co
  • Charla