El criterio tradicional para identificar unidades litológicas es la geomorfología de las unidades mientras en el subsuelo se emplea los registros eléctricos. Sin embargo, los principios de la estratigrafía de secuencias demuestran que los criterios morfológicos, fundamento de la cartografía y la estratigrafía clásica, no deben ser guías para la correlación de estratos. Por consiguiente, es relevante cartografiar superficies estratigráficas con validez cronoestratigráfica.  En este trabajo evaluamos la geometría de cuerpos a partir de Modelos Digitales de Afloramiento para establecer si la sobreimposición de unidades arenosas dentro de una misma unidad morfológica corresponde a procesos de acumulación genéticamente relacionados o, por el contrario, son procesos que ocurrieron en diferentes intervalos de tiempo.

Examinaremos el amalgamamiento de (1) las formaciones del segmento superior del Grupo Guadalupe en la zona axial de la Cordillera Oriental, y (2) las unidades arenosas de la unidad Grupo/Formación Palmichal en el piedemonte oriental y en la Serranía de La Macarena. En el primer ejemplo, areniscas muy finas y bioperturbadas dispuestas en capas tabulares de la Formación Labor son suprayacidas por areniscas medias a muy gruesas en bancos y capas cuneiformes de la Formación Arenisca Tierna.  El cambio abrupto en granulometría y geometría de los cuerpos arenosos entre las formaciones Labor y Arenisca Tierna se identifica como una superficie producto de una regresión forzada que documenta el final de la acumulación de una plataforma marina somera gobernada por procesos eustáticos y el inicio a la acumulación de sedimentos en ambientes marginales con mayor energía gobernados por procesos tectónicos durante el Campaniano Tardío-Maastrichtiano Temprano.

El Grupo/Formación Palmichal es una unidad morfológica que puede incluir tres a cuatro secuencias estratigráficas arenosas. Las primeras dos secuencias corresponden a la fase progradante de la plataforma marina más oriental durante el Campaniano-Maastrichtiano, y que en algunas localidades tiene el registro de la regresión forzada, como se describió entre Labor-Tierna. La tercera secuencia equivale a las areniscas acumuladas en canales que en otras regiones cortan las llanuras continentales a marginales de edad Paleoceno, correspondientes a las formaciones Barco y Cuervos. La cuarta unidad corresponde a las areniscas conglomeráticas en bancos cuneiformes de edad Eoceno que suprayacen disconformemente a las rocas del Paleoceno en el piedemonte sur de los Llanos y a las del Cretácico Superior en la Macarena. En la Macarena, areniscas de edad Miocena han sido incluidas parcialmente dentro del Grupo Palmichal.

  • German Bayona, Mauricio Baquero, Karen Hernández
  • gbayona@cgares.org, mbaquero@cgares.org, karen.hernandez01@uptc.edu.co