El distrito de Chivor (Boyacá) pertenece al cinturón oriental esmeraldífero del flanco este de la cordillera oriental de Colombia. El área estudiada esta entre el Rio Rucio en el sur-occidente, y la represa de Chivor  en el Nor-oriente.

En el área afloran rocas sedimentarias del devónico y el cretáceo. La secuencia devónica está representada por el Grupo Farallones (Dcf) con areniscas finas a medias y conglomeráticas, limolitas violáceas, verdosas y amarillentas, arcillolitas amarillas, cuarcitas y calizas hacia el techo. Discordantemente encima de las anteriores rocas se presenta la secuencia sedimentaria cretácica, inicialmente esta la Formación Santa Rosa con conglomerados hacia la base, areniscas, limolitas y arcillolitas grises, algunas interalaciones de evaporitas. Luego sigue la Formación Chivor compuesta por lentes de calizas, limolitas, arcillolitas y capas evaporíticas. Encima esta la Formación Lutitas de Macanal compuesta por arcillolitas negras, con lentes de areniscas y limolitas, e intercalaciones evaporíticas.

Estructuralmente es una zona compleja con pliegues y fallas de orientación NNE, algunas fallas ponen en contacto rocas devónicas y cretáceas, además, debido a la presencia de fallas en rampla algunas partes de la secuencia sedimentaria cretácea puede estar repetida. Sobresalen el Anticlinal de El Fique-Guali y Falla Laja.

Las mineralizaciones de Esmeraldas y Yeso están relacionadas con zonas de alteración hidrotermal donde se presenta una intensa albitización, seudo-estratificada, de las rocas que encajan estas mineralizaciones y están directamente asociadas a los niveles evaporiticos que se encuentran en la secuencia sedimentaria cretácea, sin importar el tipo de formación geológica. La albitización más amplia está en el sector El Pulpito-Pedro Pablo, con un espesor de unos 350 metros. Cabe anotar que la albitización, especialmente la gris amarillenta, ha sido confundida por algunos autores como una meteorización de las rocas. Esta mineralización-alteración hidrotermal fue producida a partir de aguas connatas que se encontraban en los niveles evaporíticos y que migraron por efectos geotermales a lo largo de las capas evaporiticas (sin descartar un aporte ígneo) y de algunas fallas durante el plegamiento-fallamiento de la secuencia sedimentaria, presentándose las mejores mineralizaciones de esmeraldas en cercanía de las charnelas de los anticlinales, en ambos flancos y en algunas fallas que cortan los ejes de los anticlinales, como son las mineralizaciones que presenta el anticlinal de El Fique-Guali.

La mineralización esmeraldífera siempre está dentro de los paquetes albitizados, en unas venas que cortan la seudo-estratificación, acompañadas por albita, calcita, dolomita, pirita, fluorapatito, cuarzo, morralla, esmeraldas y berilos hialinos.

  • TIMOLEON GARZON
  • timo483@hotmail.com
  • Charla