Los bosques lluviosos Neotropicales son los ecosistemas terrestres más diversos del planeta. El registro fósil indica que el origen de estos ecosistemas se remonta al inicio del Paleógeno, y que fue una posible consecuencia de la catástrofe ecológica del final del Cretácico. Las floras del Paleoceno medio-tardío (58–60 Ma) de las formaciones Bogotá (cuenca de la Sabana de Bogotá, centro de Colombia) y Cerrejón (cuenca del río Ranchería, norte de Colombia) son evidencia de los primeros bosques lluviosos Neotropicales modernos y reflejan la evolución temprana de estos ecosistemas. En este trabajo, se estudiaron hojas fósiles y daños por insectos de las llanuras de inundación costeras de la Formación Cerrejón y los ambientes fluviales de tierras bajas de la Formación Bogotá, con el fin de evaluar semejanzas y diferencias ecológicas entre dos bosques lluviosos del Paleoceno medio-tardío. Ambas floras están compuestas por hojas grandes, de margen entero y ápices acuminados, característicos de bosques cálidos y lluviosos. Además, las hojas muestran abundantes daños por herbivoría, y la señal isotópica de las cutículas indica un bosque estructuralmente multiestratificado y con dosel cerrado. Aunque ambas floras también comparten los mismos patrones de diversidad y abundancia de familias observados en bosques actuales, son pocas las especies que se comparten entre ellas. Adicional a este recambio taxonómico, también se observan marcadas diferencias en la riqueza y especialización de daños de herbivoría por insectos entre las floras de Bogotá y Cerrejón, lo que sugiere una notable diferenciación ecológica 6–8 millones de años tras la extinción del final del Cretácico. En este estudio examinamos posibles factores que influyen en las diferencias ecológicas observadas entre estos bosques lluviosos Neotropicales del Paleoceno medio-tardío.

  • L. Alejandro Giraldo (1), Mónica Carvalho (1,2), Fabiany Herrera (3), Carlos Jaramillo (1)
  • agiraldo@psu.edu, carvalhom@si.edu, fherrera@chicagobotanic.org, jaramilloc@si.edu
  • Charla