Desde marzo de 2019 se está implementando en la ciudad de Medellín el proyecto Inform@risk: hacia territorios seguros Este proyecto, formulado desde la Universidad Leibniz de Hannover y financiado por el Ministerio Federal Alemán de Educación e Investigación (BMBF), tiene como objeto implementar un Sistema de Alerta Temprana ante movimientos en masa en asentamientos informales de Medellín. El proyecto es implementado por múltiples actores de Alemania y Colombia. El equipo alemán, está conformado por cinco instituciones académicas y técnicas, entre universidades y oficinas privadas. El equipo colombiano, está compuesto por investigadores, funcionarios de instituciones públicas encargados de la gestión del riesgo, planificadores urbanos, trabajadores sociales, organizaciones comunitarias y la población en riesgo.

Para elegir la zona de aplicación, se aplicaron 20 criterios de selección de carácter técnico, social, administrativo e histórico, luego de lo cual se seleccionó el barrio Bello Oriente ubicado en la comuna 3, en el borde urbano rural de Medellín, sobre suelos asociados a la Dunita de Medellín, altamente inestable. Parte de las razones de elegir Bello Oriente es que en 2017 ocurrió un deslizamiento que destruyó 6 viviendas y generó la recomendación de evacuación por parte del DAGRD, autoridad municipal de gestión de riesgos, a 60 familias del sector. Este evento marcó, tanto la relación de los habitantes hacia el territorio, como las relaciones de confianza entre los diferentes actores de la gestión de riesgos.

El hecho de realizar el proyecto en una zona informal, o no planificada por el gobierno, genera otros retos complejos, ya que se busca constantemente el equilibrio entre generar acciones que reduzcan el riesgo de la población ya asentada en el territorio evitando a la vez que dichas acciones promuevan al mismo tiempo el crecimiento del desarrollo urbano.

El proyecto sigue el modelo de Living Lab, mediante el cual se desarrolla un proceso de co-creación, colaborativo, integrador y transdisciplinario. Esto implica no solo realizar reuniones mensuales con participación de todos los actores, sino además que todas las decisiones se consultan. La búsqueda de las soluciones se realiza en conjunto entre los representantes de los diferentes sectores (academia, gobierno, comunidad, organizaciones sociales) lo cual permite considerar las distintas visiones y necesidades, pero que también genera grandes retos.

  • Carolina García Londoño; Basombrio, Isabel; Hendys Paola Guzmán; Cerón, David; Werthmann, Christian
  • cargalon@gmail.com; ibasombrio@eafit.edu.co; hpguzmante@unal.edu.co; davidceron02@gmail.com; werthmann@ila.uni-hannover.de
  • Charla