El Volcán Nevado del Ruiz (VNR) está ubicado en la Cordillera Central de Colombia (Latitud 4.982 Norte, longitud 75.319 Oeste, elevación 5.321 m s.n.m.), actualmente es el volcán más activo del país y es monitoreado desde 1985 por el Servicio Geológico Colombiano a través del Observatorio Vulcanológico y Sismológico de Manizales.

El estudio de la deformación en el VNR se inició en 1985 utilizando diferentes técnicas topográficas de ocupación periódica. En 2007 se instalaron inclinómetros electrónicos con transmisión de datos en tiempo real y solo hasta 2010, se empezó la instalación de estaciones GNSS permanentes, estableciendo hasta 2021 una red de 30 estaciones para monitorear la deformación del VNR y los volcanes del Segmento Volcánico Norte de Colombia.

En septiembre de 2010, el VNR inició un nuevo ciclo de actividad dado por un incremento en la sismicidad y la emisión de dióxido de azufre (SO2). En marzo de 2012, el nivel de la sismicidad y la descarga de vapor de agua y SO2 volvieron a aumentar considerablemente y empezaron a producirse emisiones de ceniza. A principios de 2012, las estaciones GNSS del VNR empezaron a detectar un claro patrón inflacionario del edificio volcánico, corroborado por la deformación detectada por inclinómetros electrónicos e interferometría SAR. Con este claro incremento de la actividad, el VNR produjo 2 erupciones menores en mayo y junio de 2012 que posiblemente produjeron la apertura del sistema volcánico. Después de las erupciones de 2012, el VNR mantuvo un comportamiento muy inestable con registro continuo de sismos, descarga de vapor de agua, SO2 y cenizas, y un continuo proceso inflacionario del edificio volcánico causado por una posible migración magmática, alcanzando una deformación total acumulada de 20 cm. En agosto de 2015, el magma salió a la superficie y comenzó a emplazarse en el fondo del cráter Arenas del VNR, formando un domo de lava que continuó creciendo durante varios meses, alcanzando en diciembre de 2019: un diámetro aproximado de 130 m, una altura estimada de 60 m y un volumen aproximado de 1,7*106 m3.

Este trabajo presenta un detalle de la instalación y operación de las estaciones GNSS, el procesamiento de los datos GNSS para la generación de las series de tiempo y el cálculo de las velocidades de deformación, el tratamiento de los datos GNSS para modelar la fuente causante de la deformación volcánica y la estimación de la migración magmática.

  • Milton Ordoñez y Juan Idárraga
  • mordonez@sgc.gov.co, jidarraga@sgc.gov.co
  • Charla