El BNA, con extensión desde Ecuador hasta Venezuela, fue propuesto desde la década de los 80’s del siglo pasado, a pesar que sus límites eran pobremente definidos. Salvo un límite suroriental (Eastern Frontal Fault System; EFFS) esquemáticamente delineado y el otro a lo largo de la costa pacífica colombiana, en la fosa de la subducción de Nazca bajo Suramérica, las otras fronteras eran desconocidas. Aunque se ha mantenido la geometría inicial del bloque propuesta –  cuña con vértice meridional, ubicado en Ecuador, asemejándose a una barquilla de helado-, hoy día se cierra este bloque al norte a lo largo de la subducción de las Antillas de sotavento (SAS) en el Caribe meridional.

Aunque originalmente definido como “un bloque”, hoy se promueve que el BNA integra varios bloques tectónicos. Por una parte, la falla de Santa Marta-Bucaramanga (FSMB) disocia el Bloque Triangular de Maracaibo (BTM) del BNA, siendo un accidente transcurrente sinestral, con una tasa cuaternaria, de al menos 2-3 mm/a, que facilita un escape más efectivo del BTM hacia el noreste que el resto del BNA. Por otra parte, con tasa de movimiento similar (2 mm/a), el sistema de fallas de Oca-Ancón (SFOA) permite que el Bloque de Bonaire, ubicado al norte del BTM y al sur de SAS, deslice hacia el este con respecto al BTM.

De igual manera, en territorio colombiano, el Bloque del Chocó (BC, o Baudó), responsable primario de la expulsión del BNA hacia el norte, aunque esencialmente suturado a Suramérica actualmente y originalmente parte integral del Arco de Panamá, se desliza sinestralmente al menos 1 mm/a hacia el sur a lo largo de un sistema de orientación sub-meridiana muy complejo (contentivo de Romeral, Cauca-Patía, Silvia-Pijao u otras). Este sistema, más al sur y con extensión en territorio ecuatoriano, también disocia una franja costera del BNA, pero esta vez dextralmente con tasa milimétrica/año.

De igual manera, la microplaca de Panamá está disociada del BC (y de BNA) por intermedio de un accidente NE-SO aún mal definido. De hecho, esta microplaca es responsable actualmente de una compresión más intensa y efectiva al norte de la latitud 7,5°N, que facilita una expulsión más efectiva del BTM.

Finalmente, los movimientos contrarios a lo largo del sistema sub-meridiano que disocia la franja costera, conduce a una extensión cuaternaria milimétrica(?) en la región central de Colombia, responsable de varios depocentros (Quindío, abanico de Ibagué y eventualmente del Altiplano de Cundinamarca-Boyacá).

  • Audemard Franck, Mora-Páez Héctor, Díaz-Mila Fredy, Giraldo-Londoño Leidy, Corchuelo Yuli, Gutiérrez Nancy
  • faudemard@gmail.com, hmora@sgc.gov.co, fdiaz@sgc.gov.co, lsgiraldo@sgc.gov.co, ycorchuelo@sgc.gov.co, ngutierrez@sgc.gov.co