Los procesos de relacionamiento, que involucren comunidades, y sean llevados a cabo por compañías del sector minero-energético, gobierno o cualquier actor ajeno al territorio, deben comprender la dimensión social en su punto más natural: el respeto. Este punto de partida es clave en los modelos de relacionamiento, y parece que se ha venido olvidando por los afanes de los proyectos y la prisa por cumplir el plazo establecido que dicta la PM, pero que no considera procesos cualitativos muy importantes que requieren de tiempo, dedicación y por supuesto honestidad y transparencia. Debe involucrar dicho modelo, estrategias pedagógicas y comunicativas que aporten a la apropiación de cualquier proceso de valor, obra, infraestructura o proyecto de desarrollo. Pero más importante aún, esa apropiación del conocimiento debe considerarse en doble vía, o bajo una relación mutua. Ningún conocimiento está completo sin los saberes ancestrales, culturales, históricos entre mucho otros, que hacen parte de las tradiciones de las sociedades. Debe contemplarse un escenario en el cual se conciba la confluencia de saberes que enriquezcan el proceso de transferencia de conocimiento, a partir del cual se pueden construir estrategias para avanzar en la construcción de confianza.
Las herramientas tecnológicas juegan un rol relevante, en la medida que pueden ser utilizadas significativamente para generar transferencia de conocimiento: programas radiales, podcast, clases dictadas por plataformas como WhatsApp, Telegram, otros, el uso de redes sociales para distribuir fuentes de información, son herramientas que, en la medida de lo posible, se proyectan como alternativas de comunicación que apuntan a la democratización del conocimiento útil para la toma de decisiones. Procesos educativos apalancados por este tipo de herramientas se ven sobre todo en escenarios de corte social, que fácilmente pueden adaptarse o porque no integrarse a procesos de apropiación del conocimiento científico.
Deben concebirse espacios de participación que recojan las necesidades de las comunidades en cuánto a diferentes temas: acceso al agua, a internet y tecnologías de la información, a infraestructura sanitaria, alimentación, trabajo, entre muchas otras, pero además de permitirse recoger información sobre la percepción social de la actividad pretendida, perspectiva bajo la cual se pueden diseñar metodologías útiles en la apropiación.

  • Flover Rodríguez-Portillo, Linda Cárdenas Ramírez, Carlos Ortega Galvis, Valentina Henríquez, Pablo Rojas Jaimes, Juan Carlos Lozano
  • flover.rodriguez@acggp.org
  • Charla