La cuenca del Catatumbo está localizada en el noreste de Colombia y es considerada como la extensión sur de la cuenca Maracaibo en Venezuela. Con el objetivo de establecer la procedencia sedimentaria y proporcionar nuevos aportes a la paleogeografía de esta región durante el Cenozoico, utilizamos análisis de minerales densos, geocronología U-Pb de circones detríticos y petrografía en areniscas de las formaciones cenozoicas que afloran en la zona sur de la cuenca.

La petrografía de areniscas indica una disminución en la madurez composicional desde el Paleoceno hasta el Cuaternario, debido al aumento de fragmentos líticos. Los análisis de minerales densos muestran un dominio del contenido de minerales ultraestables (i.e. circón, turmalina y rutilo) entre 41-95%, con variaciones importantes de minerales estables (granate) y minerales inestables (epidota) hacia el tope de la sección estratigráfica. La geocronología de circones detríticos permite identificar 6 poblaciones de edades: 1) la primera de ellas entre 1500-2000Ma asociadas al Escudo de Guyana; 2) la segunda entre 900-1250Ma representando el evento Grenville; 3) la tercera con edades entre 400-550Ma, relacionadas con el metamorfismo del basamento del Macizo de Santander (MS) y los Andes de Mérida (AM); 4) edades Jurásicas (160-180Ma) ligadas al magmatismo registrado en el MS, Sierra Nevada de Santa Marta (SNSM) y AM; 5) circones cretácicos asociados a rocas de la Cordillera Central y SNSM; y 6) edades Cenozoicas relacionadas a magmatismo en la cordillera oriental y SNSM.

Estos datos sugieren que la zona sur de la cuenca del Catatumbo presenta varios cambios en las fuentes de aporte de sedimentos durante su evolución. Durante el Maastrichtiano-Paleoceno medio, el aporte es principalmente retrabajamiento de sedimentos pre-maastrichtianos con material procedente del Escudo Guayanés al SE y al SW la cobertera sedimentaria del Macizo de Santander. Durante el Paleoceno tardío-Eoceno temprano, continua el retrabajamiento de sedimentos pre-maastrichtianos, además, la presencia de granate sugiere que el basamento del MS empieza a aportar sedimentos a la cuenca, implicando que por lo menos para este periodo ya estaba expuesto. En el Eoceno tardío-Mioceno temprano, el aumento de minerales estables e inestables se asocia a un nuevo pulso de levantamiento del MS el cual es la fuente principal de aporte sedimentario. Finalmente, desde el Mioceno se establece la configuración actual de la cuenca con aporte sedimentario de la Cordillera Oriental y rocas expuestas en la Cuña de Pamplona.

  • Cristian Andrés Valencia-Arias, Héctor Camilo Pérez-Contreras, Edgar Alejandro Cortés-Calderón, Alejandro Beltrán-Triviño
  • cvalen47@eafit.edu.co, hperezc@eafit.edu.co,alejandro.cortes@erdw.ethz.ch, aibeltrant@eafit.edu.co
  • Charla