Desde inicios de la década de los 1980´s se ha planteado en Colombia la necesidad de establecer e implementar Política Públicas de Energías Alternativas, Limpias y Renovables. Actualmente, son incipientes hasta en ocasiones inexistentes.

La metodología corresponde a revisión análisis, evaluación de literatura relacionada con las publicaciones oficiales, Planes de Desarrollo Nacional, Documentos CONPES y la abrumadora legislación. Además, de la experiencia personal del autor como empleado de ISA, COLURANIO, empresas de servicio petrolero y de construcción de obras de ingeniería para generación eléctrica. Igualmente participación en el convenio IAN-PNUD-OIEA.

La hipótesis es causal, estableciendo que si no existen instituciones enfocadas en la generación de energías alternativas, limpias y renovables en el Estado Colombiano, es reflejo que no hay Políticas Públicas de Estado al respecto.

Como resultado de la investigación podemos citar el incipiente desarrollo de políticas públicas de Estado, las cuales deberían ser claras, precisas, concretas, concisas respecto a energías limpias, alternativas y renovables. Las pocas políticas que existen son políticas de gobierno, lo cual es muy diferente. Se concluye que los Resultados más específicos se dan al observar la creación y posterior cierre de instituciones del Estado Colombiano en corto tiempo deteriorando el presupuesto de la Nación y esto refleja la inexistencia de esas anheladas políticas públicas de Estado. Los resultados se presentan en las diferentes Tablas de Tiempo que se adjuntan,

Se concluye que al no haber continuidad en los programas de gobierno, la investigación científica no se desarrolla evitando superación de dificultades del sector energético y en río revuelto ganancia del pescador, dado que los comerciantes de la energía abusan de la población colombiana no solamente con precios, sino con calidad y cantidad sin ningún control.

En el Instituto de Asuntos Nucleares-IAN pospusieron la construcción de pequeñas plantas nucleares aunque eran necesarias por la alta demanda de aplicaciones ales como agricultura, industria metalúrgica, bioquímica, radiofarmacia, electrónica, energías no convencionales, No solamente opusieron proyecto sino que cerraron el IAN

las tendencias energéticas alternativas deberían comprender biocombustible, diapirismo arcilloso, eólica, geotérmica, oceánica, solar, volcánica, mareomotriz, hidráulica, otras.
  • Martínez-Sacristán H.
  • hernando.hmsacristan@gmail.com
  • Poster