El 24 de diciembre de 2019 se registró una secuencia sísmica que comenzó con dos sismos de magnitudes Mw ⋍ 6,0 con epicentros en el municipio de Mesetas, Meta, y  una profundidad de 12 km, a 200 km al suroriente de Bogotá. Los dos eventos tuvieron una separación espacial de 2 km y temporal de 16 minutos. Ocurrieron en una zona de transferencia entre los sistemas de fallas de Algeciras y Guaicaramo, con orientación NE-SW, donde se ha documentado una  estructura dúplex transpresiva formada entre ambos sistemas.

Se analizó la acumulación de esfuerzos del primer sismo como posible desencadenante del segundo, mediante el método de transferencia de esfuerzos estáticos tipo Coulomb. Se evaluaron modelos de distribución de deslizamiento a partir del modelado cinemático de la fuente, con base en la solución del tensor momento sísmico, uno por cada plano posible de las fuentes. Para el primer sismo, plano-1: strike = 213°, dip = 73°, rake = 158° y plano-2: strike = 310°, dip = 70°, rake = 19°, y para el segundo, plano-1: strike = 298°, dip = 65°, rake = 24° y plano-2: strike = 197°, dip = 68°, rake = 153°.

Se obtuvo una distribución de esfuerzos negativos para los escenarios donde el plano del primer sismo está orientado con strike = 310°, inhibiendo la ocurrencia del segundo sismo. Los escenarios con orientación del plano strike = 213° del primer sismo muestran una concentración de esfuerzos positivos hacia la región de nucleación del segundo sismo, favoreciendo su detonación.

  • Edwin Mayorga, Patricia Pedraza, Esteban Poveda
  • emayorga@sgc.gov.co
  • Charla